Canal RSS

Pastel de limón y merengue

Publicado en

Agosto es un mes perdido. Al menos eso dicen muchos. El calor estival nos relaja y aprovechamos para descansar y dedicarnos al “dolce far niente”.  Soy asidua seguidora de muchos blogs y las entradas en este periodo estival se ven menguadas. La receta que os dejo la preparé para llevar a casa de unos amigos donde suelo ir a ver los finales de munidales y eurocopas. Y ya sabéis el resultado de los tres últimos…  Es ligero y se toma frío. Ni que decir tiene que fue un éxito y gustó a los golosos y a  los que se decantan por los sabores salados. La receta del pastel de limón con leche condensada es una variante de la “tarta de limón” de origen  francés. Además de ser riquísima es muy sencilla y rápida de hacer y su resultado es sorprendente, como podeis ver en la foto.

Ingredientes:

  • Una base de pasta brisa
  • El zumo de cuatro limones
  • La ralladura de un limón
  • 200 ml. de agua
  • 500 gr. de leche condensada
  • Cuatro huevos
  • 80 gr. de maizena
  • 100 gr. de mantequilla
  • Azúcar glacé

Leche condensada

Pasta brisa y huevos

Mantequilla y limones

Preparación:

Empezamos desenrollando la masa y colocándola en un molde de tarta; pinchamos el fondo varias veces con un tenedor y  la cubrimos con papel de aluminio presionando bien las paredes para que no se bajen al cocer. Otra opción es colocar otro molde de tamaño ligeramente inferior sobre la masa. La metemos en el horno  a 180º, previamente calentado, durante 10 minutos, retiramos  el papel de aluminio y la dejamos 5 minutos más. Cuando la masa haya cogido color se retira del horno y se deja enfriar

Mientras tanto, rallamos la piel de  los limones y exprimimos los cuatro.

En un cazo iremos poniendo, paso a paso, los ingredientes para preparar la crema de limón, que rellena el pastel.

Primero separamos las yemas de las claras de los huevos, que reservaremos para más tarde. Las
ponemos  en un bol junto con la piel rallada de uno de los dos limones  y lo removemos hasta que esté bien mezclado “el mejunje”, como diría mi ayudante de cocina metido a informático.

Lo pasamos a un cazo.  A continuación añadimos la leche condensada y el zumo de los limones previamente exprimidos y la maizena disuelta en el agua; lo removemos con unas varillas,  procurando que queden todo bien ligado.

Añadimos la ralladura del otro limón y lo removemos con una varilla hasta que la crema empiece a hervir, a fuego bajo, procurando que no se queme, ya que tendría un sabor amargo y desagradable.

Cuando esté listo, esperamos a que enfríe un poco y lo colocamos sobre la masa ya cocida y también fría.

Batimos las claras a punto de nieve

Añadimos  el  azúcar glacé y lo mezclamos con las claras con una espátula, para que no bajen.

Lo ponemos en manga pastelera y vamos adornando el pastel. En esta ocasión hemos optado por hacer pequeños montículos, pero si no se dispone de manga pastelera, se puede cubrir y extender con la espátula.

En este primer plano de las claras veréis que aunque las puntitas parecen de color gris, en realidad son blancas.  No es sino un efecto de la luz al hacer la fotografía.

Introducimos el pastel en  el horno previamente calentado a 160º.  Cuando el merengue empieza a quedar doradito se retira  del interior del horno y se deja enfriar a temperatura ambiente y luego en el frigorífico hasta el momento de servir.

Y este es el resultado final.  Un pastel riquísimo para las tardes de verano, que todavía nos queda.

Anuncios

»

  1. CARMEN DAME TO CORREO PARA QUE TE EXPLIQUE COMO SE MODIFICA EL PATRÓN

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: