Canal RSS

Cupcakes de vainilla

Publicado en

Esta es otra variante de los cupcakes de zanahoria y avellanas. La magdalena lleva ingredientes diferentes y la cobertura la preparé con queso tipo Philapelphia, mantequilla y azúcar, pero de color rosa  y con otros adornos.

Ingredientes:

  • 300 gr. de harina
  • 180 gr. de azúcar
  • una cucharadita y media (de las de café) de levadura en polvo
  • 100 gr. de mantequilla
  • 4  yemas de huevo más las cuatro claras batidas a punto de nieve
  • 125 cc. de leche tibia
  • aroma de vainilla
  • media cucharadita de sal

Mantequilla, aroma de vainilla, yemas de huevo y levadura

Azúcar, harina y leche

Preparación:

Como casi siempre que preparemos un bizcocho, empezaremos batiendo el azúcar y los huevos. En el caso de estos cupckes utilizamos las yemas. Las claras las batiremos  a punto de nieve en su momento.

A continuación incorporamos la harina junto con la levadura tamizadas, para ayudar a que suba la masa.

Después añadimos el aroma de vainilla y el azúcar  vainillado. Lo batimos bien, mejor si se tiene una batidora de varillas, que siempre facilita el trabajo.

Ahora le toca el turno a las claras. Para subirlas a punto de nieve, debemos utilizar nuevamente la batidora de varillas o una convencional (las llamadas “Minipimer”, por aquello de que la marca creó el producto) a la máxima potencia y hasta que queden completamente espesas. Así deben quedar.

Cuando estén listas, las añadiremos al resto de los ingredientes. Ojo, ahora no toca batir, por muy moderna que sea nuestra batidora, sino mezclarlas despacio con la ayuda de una espátula.  ¿Por qué separar las claras y añadirlas a punto de nieve? Esa es la pregunta que me haría mi hijo Áxel. Pues muy sencillo, para ayudar a que suba más la masa. El resultado es notablemente diferente de hacerlo de esta manera a utilizar los huevos enteros al principio.

Bien, una vez mezclada, vamos a rellenar los moldes para los cupcakes. Como en la receta anterior (cupcakes de zanahoria), hemos utilizado dos tipos, unos comestibles (los de color rosa) y los típicos papelitos de magdalena.

Los metemos al horno, previamente calentado a 160º, durante una media hora, o hasta que están cocidas. Lo sabremos pinchando la masa con un palillo. Si sale limpio, está lista.

Las dejamos enfriar y las decoramos a gusto del cocinero, del ayudante de cocina, o de quien vaya a ser homenajeado con dulces tan deliciosos. Nosotros utilizamos la misma cobertura de queso que en los anteriores cupckaes (los de color azul, que hicieron las delicia de mi sobrina).

Aquí tenéis  unos ejemplos, por aquello de que una imagen vale más que mil palabras.

Esta decoración fue idea de mi hijo el cocinillas. Visto desde arriba, parece un monstruo con ojos saltones, pero quedan muy chulas las letras de azúcar que se entretuvo en colocar para que apareciera el nombre del blog. Hay que decir que tiene madera de artista.

Otra variante, sin cobertura. La masa es tan rica, que casi no le hace falta, pero queda espectacular, de color rosa chicle, a gusto de los pequeñajos.

¿Qué os parece esta delicia de magdalenas? ¿A que apetece prepararlas?. Espero que lo hagáis y me dejéis algún comentario.

Anuncios

»

  1. Qué buena idea, Carmen… ¡Son espectaculares a la vista!
    Pensé que igual tanto rosa empalagaba un poco, peor al leer que era queso, “coloreado” con el azúcar, ummm, qué ganas de probarlas… Tengo que animarme.
    Gracias por tus recetas y trucos.
    Un abrazo,
    Natalia

    Responder
    • Pues además de “espectaculares” estaban riquísimos. Doy fe de ello, porque no soy nada golosa, pero me comí dos. La verdad es que era la primera vez que utilizaba colorante alimentario y me lancé a la piscina sin saber nadar. Vamos, que eché una cucharadita a la cobertura de queso batido. Y así quedó ese color tan chillón. Después he preparado otros dulces (una versión de tarta de zanahoria inglesa) con unas gotas solamente y el resultado ha sido sustancialmente más atractivo. El rosa clarito es más apetecible, la verdad. Son fáciles de preparar y a los invitados les encantan. Mi sobrina (la homenajeada) optó por los de color azul (los del post anterior) porque es un poco “chicazo”. Claro que en eso ha salido a su tía la cocinera…
      Muchas gracias por tu comentario, Natalia. Espero que los prepares y me lo cuentes. Un abrazo.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: