Canal RSS

Steak Tártaro

Publicado en

¡Buenas tardes querido público! Hace un tiempo, para ser exactos el 14 de Abril, estuve buscando por internet cómo hacer un buen Steak Tártaro, resulta que por todo lo que vi (hasta donde mi corta paciencia llegó, vamos, la primera página de Google) hablaba de con qué vino había que combinar el plato. Así que estrujé mi cerebro e intenté llegar a la secuencia de memoria en la que conseguí hacer un buen Steak Tártaro, no sé si fue ese el punto pero vamos, hice uno y era comestible xD

Sé que es un poco distinto de lo que suelo hacer, comida extraña y poco común pero esta me apetecía subirla ya que es un plato que admiro mucho.

Como siempre, lo primero de todo son los ingredientes, los cuales especificaré para un único plato, para hacer más raciones, multiplicar por dos. Esta receta es una ración grande, son 200g de carne más especias, así que quedaría en un plato de unos 250g más o menos, más que suficiente para una comida.

Ingredientes:

  • 1/4 de cebolla
  • 1 huevo
  • 2 pepinillos (depende del tamaño, los míos eran grandes)
  • 1 puñado de perejil (puñado = lo que cabe en un puño no muy abierto, lo justo, y si no a ojo y como se considere…)
  • 1 puñado de alcaparras (idem con lo de puñado)
  • 200g de carne picada (lo suyo es que sea de ternera, evidentemente cuanto más cara probablemente sea más sabrosa pero mi economía no está pensada para eso así que cualquier carne, menos la de cerdo, vale) (La de cerdo no porque contiene bichitos malvados que te devoran por dentro o eso dice mi madre)
  • Mostaza
  • Aceite
  • 4 cuencos para poner la cebolla, los pepinillos, el perejil y las alcaparras
  • 1 plato hondo para preparar el plato
  • 1 vaso (ya se explicará llegado el momento)
  • 1 paquete de Riquitos o Risquetos (depende de donde lo compréis)

Yo el plato lo hice para dos así que es normal que veáis los ingredientes duplicados.

Bien, una vez tengamos todos los ingredientes colocados en la mesa y el espacio para trabajar sea el correcto empezamos con la preparación.

Preparación:

  • Lo primero que hay que hacer es coger una tabla y un cuchillo, para trocear los ingredientes. Una vez la tengamos colocada, cogemos la cebolla y le quitamos las capas feas. Las capas feas son todas aquellas que al chuparlas directamente no nos sepan bien, cuando encontremos una que sabe bien y no a suciedad es cuando hay que dejar de quitar capas. Suelen ser las dos primeras capas que hay que quitar.

Seguramente vosotros os estaréis preguntando, y si no, os lo preguntáis: ¿y por qué empezamos con la cebolla? Pues porque me sale a mí de la…. del agua Bezolla básicamente.

  • Después la colocamos en la tabla y empezamos a cortarla, una técnica ninja que me enseñó un viejo monje Shao-lin hace mucho tiempo es aguantar el cuchillo con la mano izquierda por la punta (si eres diestro, de ser zurdo te adaptas ¬¬) (p.d: es broma, con la derecha si eres zurdo) y con la otra mano cogemos el mango del cuchillo. Con la mano del mango levantamos y bajamos el cuchillo de forma eficiente, de  quick-dirty (rápido y sucio, que sucio es como queda todo después), a ritmo normal, sin que nos salten los trozos de cebolla a la cara y sin que se nos muera la cebolla del asco. La cosa quedaría así:

Si consideramos que ya está lo suficientemente cortada entonces la pasamos al cuenco, si no, seguimos cortando. Soy partidario de que no queden trozos muy pequeños porque personalmente me gusta encontrarme cachitos y masticarlos.

  • Ahora la pasamos al cuenco:

  • Siguiente paso: lo mismo con los pepinillos. Como habréis podido comprobar en la imagen de los ingredientes, hay 6 pepinillos y otra vez os preguntaréis: “pero tú has dicho que 2 pepinillos por plato, si haces dos platos duplicas, entonces me salen 4 pepinillos en total ¿no sabes multiplicar o la cebolla te ha afectado al cerebro?”. No, tranquilidad. 4 pepinillos son para los ingredientes del Steak Tártaro, pero los otros 2 son para mí, para picotear.

Entonces seguramente os asaltará otra duda, diréis: “¡ostia! Ahora caigo que ha dicho que necesitaríamos risquitos, ¿para qué serán?”. Muy sencillo, son para picotear con los pepinillos, el truco está en meter un trozo de pepinillo en la boca y unos cuantos risquitos, luego todo se mastica y sabe a gloria bendita, casi mejor que el ChocoPollo.

  • Al tener troceado el pepinillo lo colocamos en el cuenco correspondiente:

  • A los pepinillos le siguen las alcaparras, que tienen el mismo proceso todo el tiempo: trocear en cachitos lo suficientemente grandes como para que nos gusten.

  • Como cuatro y último preparativo del Steak Tártaro trocemos igual el perejil:

En vista de que esta es la entrada del blog de las reflexiones, los pensamientos profundos, el misterio del universo, vosotros os volveréis a preguntar: “¿y este tío por qué coloca el perejil troceado en un cuenco con dibujos de palomitas?”. ¡Pues porque no me quedaban más cuencos limpios!

A partir de este punto viene lo complicado, hasta aquí había sido un camino de rosas bonitas rodeadas de un aura de arco iris y con unicornios bailando a su alrededor.

  • Ahora lo que debemos hacer es coger el vaso ya mencionado antes y también el huevo. El huevo lo debemos abrir en dos partes, y debemos separar la clara (que la dejaremos caer en el vaso) de la yema (que la dejaremos en una de las partes de la cáscara del huevo) mediante el proceso de “Química”. Y otra pregunta os asaltará: “¿química, qué químicas se mete éste?”. ¿Quién no ha visto al típico científico loco mezclar dos pócimas en dos probetas? La cosa quedaría así:

  • Una vez lo hemos separado bien, colocamos la yema del huevo en el centro del plato hondo con el tenedor. Es muy, pero que muy importante que quede justo en el centro, sino cometeréis el fallo de que involuntariamente invocaréis a un demonio de tres cabezas y con mucha hambre que sólo hará que joderos la marrana comiéndose todo lo que hemos preparado a nuestro alrededor.

Como veis, la yema que yo puse está perfectamente situada en el centro, para evitar al demonio, que por cierto es un demonio de moño.

  • Continuemos. Toca colocar la mostaza, esta vez la podemos poner a cualquier lado del plato. A esto debemos añadirle un poco de sal, un puñadito (importante no confundir puñado con puñadito, el puñado ya hemos explicado que es todo lo que queda en un puño, el puñadito es lo que quepa en tres dedos, ni dos ni cuatro, tres).


  • Ahora viene un paso complicado, debemos mezclar la mostaza y el huevo con el tenedor, moviendo la mezcla en un perfecto circulo a una velocidad angular lo suficiente como para que seamos capaces de ver la cara de cristo sonriéndonos, si no lo hacemos bien saldrá una Trollface (Ver). Todo esto a la vez que vamos echando un chorrillo pequeño de aceite. ¿Cuánto? Pues poco, unos 6 ó 7 segundos de una fina cascada de aceite.

  • Seguimos mezclando y quedará una sustancia poco líquida pero apetecible. Ahora viene un paso opcional, para paladares de acero. Es el turno del Tabasco. Debemos echar tanto como nos guste de picante. Recomiendo encarecidamente que sea tabasco de verdad y no la cosa que venden en Mercadona que pica más el logotipo que la salsa.

  • Tras todo esto juntamos la carne picada a la mezcla.

  • Ahora, con el arte que tuvo Peter Jackson cuando hizo “El Retorno del Rey”, removemos la carne en la mezcla de yema, aceite, tabasco y mostaza. Tras unos buenos meneos la carne debería haber absorbido toda la sustancia.

  • Le añadimos los condimentos que hemos troceado durante un rato largo al principio en el mismo orden que los hemos preparado, es muy, pero que muy importante el orden, no queráis saber qué ocurre si no lo hacéis así…

  • Y volvemos a remover, esta vez con otro arte más sutil, así que debéis remover todo el conjunto así como los guionistas de Lost hicieron la 5ª temporada (que pena que nunca llegaran a hacer una sexta y acabaran la historia ¿eh?……)

  • Como la comida entra por lo ojos debemos darle forma bonita, para ello colocaremos el coloide extraño que tenemos en un plato llano y con el tenedor (tenedor es el que tiene 4 puntas, el que tiene 3 es un tridente y sirve para dominar los 7 mares) lo alisamos y lo esparcimos por todo el plato.

Sé que la imagen ha quedado borrosa porque está un poco movida, la cosa es que mi pulso no es el mejor, en otro tiempo robaba panderetas pero ya no es lo que era…

  • Último paso: adornar como queramos el plato, yo recomiendo comerlo con tostadas o pan crujiente (tostado, vamos).

Y bualá, gualá o turulá, no sé como es pero os quedáis con la idea, ya tenemos el plato listo para comer. Espero que os haya gustado y que disfrutéis de este magnífico plato como yo (y mi madre).

Buen provecho y ¡a comer se ha dicho!

Anuncios

»

  1. Bueno, bueno…. no sé si fue mejor el steak tártaro que me preparó Áxel o su entrada. La comida fue deliciosa. Por dos cosas: primera porque la hizo él (no sabéis el gusto que da no cocinar de vez en cuando…) y la segunda porque de verdad es un genio en la cocina (menos cuando prepara ese “comistrajo” que él llama “choco pollo”). Los ingredientes, perfectos, la elaboración, tan divertida como lo cuenta y el resultado, impecable, con su pan tostado y todo. Si es que tengo un mirlo blanco en casa….

    Responder
  2. Secuencia de memoria? Jajaja

    Responder
  3. jajajajajaja! si la receta es tan buena como divertida, éxito seguro!! la probaremos, ésta parece facilita para mí, ya que no hay que cocinar nada… 😛

    Responder
    • Si, Geles, la receta es tan buena como divertida. Ver a Áxel cocinar es como ver una comedia americana. Tienes asegurada la risa, por lo increíble que es cuando se pone. Y la verdad es que le salió riquísimo. Es fácil de preparar, pero para que quede todo perfecto lleva su tiempo. Espero que obsequies a tu marido con tan suculento plato, siempre que le guste la carne cruda, claro.

      Responder
  4. sí, sí le gusta xD la verdad se ha asustado un poco al ver los “riquitos” en la receta, sobre todo después de contarle lo del choco-pollo, pero al ver que eran para picotear se ha tranquilizado, así que creo que le conveceré para probarla.. gracias!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: